Este es un proyecto de reforma integral de una cocina. Se trataba de una cocina cerrada en una casa antigua, el objetivo era crear un espacio abierto y que fuera moderna y funcional con un toque vintage.

Para conseguirlo se eliminó el tabique que separaba el salón de la cocina y así crear un espacio diáfano y más luminoso. Para separar visualmente las dos estancias se instaló una península con barra volada en roble macizo envejecido a juego con lamesa del comedor. Todo el mobiliario de la cocina es en roble a poro abierto en color piedra, para la encimera se eligió Dekton Kelya y el suelo es un porcelánico efecto madera. El toque vintage al conjunto lo da el azulejo instalado en la pared provincial. 

Respecto a los electrodomésticos, se eligieron en color negro de la firma SMEG para potenciar el efecto vintage e industrial que se refuerza también con la elección de las lámparas suspendidas sobre la barra de la península.

En las imágenes se puede ver el antes y el después. 

Nuestras marcas